La apostasía en el cristianismo

Si bien el ataque frontal de la persecución segó la vida de muchos cristianos, en su mayoría se mantuvieron íntegros, firmes en la fe y fieles al cristianismo que Jesucristo había enseñado.

Sin embargo, el Hijo de Dios y sus apóstoles habían predicho que un enemigo más sutil y dañino se introduciría en las congregaciones cristianas. Sería un veneno que corrompería desde dentro pervirtiendo la verdad y creando un seudo-cristianismo de imitación. Atacaría la misma estructura de la organización cristiana y socavaría los fundamentos esenciales de la fe.

Surgirían cristianos de nombre que apostatarían e introducirían enseñanzas y tradiciones contrarias a la verdad de La palabra de Dios.

Es más fácil corromper que destruir, y más eficaz. Roma y el propio sistema judío habían sido incapaces de acabar con el cristianismo. Por este motivo, con la muerte de su fundador y sus apóstoles vendría esta apostasía, y el cristianismo verdadero sería sustituido por una religión a la carta, que se conformaría a los intereses y anhelos egoístas de una clase dirigente que dominaría a una ‘plebe inculta’ y maleable.

Nueva imagen (230)

La verdad de la Biblia seria reemplazada por tradiciones humanas, ritos, reliquias y liturgias sustituyendo sus enseñanzas y principios por un cristianismo de marca blanca. La iglesia universal y más tarde toda la cristiandad serian una burda imitación del cristianismo. La cristiandad caería en la misma decadencia del judaísmo apostata. Sería una repetición de los pecados del pueblo judío. Ya se predijo que esto ocurriría:

Habrá falsos maestros entre ustedes

“Guárdense —advirtió Jesús— de los falsos profetas que vienen a ustedes en ropa de oveja.” (Mat. 7:15.)

Desde los comienzos de su ministerio Jesús les previno que habría falsos maestros.

¿De dónde saldrían estos falsos maestros?

“De entre ustedes mismos”, dijo el apóstol Pablo. Ciertos hombres de dentro de la congregación ‘se levantarían y hablarían cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí’. (Hechos 20:29, 30.)

El apóstol Pedro también predijo que habría corrupción interna;

“Habrá falsos maestros entre ustedes. Estos mismísimos introducirán calladamente sectas destructivas […]. Con codicia los explotarán a ustedes con palabras fingidas.” (2 Pedro 2:1, 3.)

Ya está obrando’

Cuando todavía no habían pasado veinte años desde la muerte de Jesús, el apóstol Pablo habló de dicha división cuyo objetivo sería apartar de la fe verdadera. Dichos individuos ‘ya estaban obrando’. (2 Tesalonicenses 2:7.)

Año 49 E.C.

El cuerpo de ancianos de Jerusalén señaló lo siguiente en una carta enviada a las congregaciones:

“Hemos oído que algunos de entre nosotros los han perturbado con discursos, tratando de subvertir sus almas, aunque nosotros no les dimos instrucción alguna”. (Hechos 15:24.)

Algunos manifestaban abiertamente su visión opuesta a las enseñanzas del cristianismo (Hechos 15:1, 5.)

Mientras avanzaba el siglo primero, el pensamiento divisivo se esparció como gangrena. (2 Timoteo 2:17.)

Año 51 E.C.

En Tesalónica algunos predecían erróneamente que “la presencia” del Señor Jesús era inminente. (2 Tesalonicenses 2:1, 2.)

Año 55 E.C.Nueva imagen (162)

Algunos en Corinto habían rechazado la clara enseñanza cristiana sobre la resurrección de los muertos. (1 Corintios 15:12.)

Año 65 E.C.

Otros decían que la resurrección ya había sucedido, y que se trataba de una resurrección simbólica que experimentaban los cristianos mientras estaban vivos. (2 Tim. 2:16-18.)

No hay registros inspirados de lo que sucedió en la congregación cristiana durante los siguientes treinta años, desde antes de la destrucción de Jerusalén hasta el final de la vida del apóstol Juan (finales del primer siglo).

Año 98 E.C.

El apóstol Juan dijo que había “muchos anticristos”, personas que negaban que ‘Jesús fuera el Cristo’ y que fuera el Hijo de Dios que había venido “en carne”. (1 Juan 2:18, 22; 4:2, 3.)

Por más de sesenta años los apóstoles habían “obrado como restricción”, esforzándose por impedir el avance de la apostasía. (2 Tesalonicenses 2:7; 2 Juan 9, 10.) Pero cuando la congregación cristiana estaba por entrar en el siglo II, murió el último apóstol, Juan, cerca del año 100 E.C. La apostasía, que había empezado a entrar a hurtadillas en la congregación, podía entonces brotar sin restricción, con repercusiones devastadoras en cuestiones de organización y doctrina.

Esta forma adulterada de cristianismo dejaría, a lo largo de los siglos, un historial de violencia y codicia. Se formaría un clero que no solo no seguiría la doctrina de Cristo, sino que además perseguiría a los que vivieran según sus preceptos y compartieran el evangelio, incluso llevando a la hoguera aquellos que trataban de publicar la Biblia en la lengua del pueblo.

Algunos de los pasos del abandono de la fe verdadera fueron;

  • Abandono de la esperanza de vida en la Tierra
  • Estructura clerical y por tanto separación de clero y legos
  • División del clero en rangos (distinción entre obispos y presbíteros)5008287
  • Divisiones en la congregación cristiana
  • Doctrinas anti-bíblicas
  • Religión y Estado tratando de convertir el cristianismo en un sistema político
  • Influencia de la filosofía griega, entre ellas enseñanzas de Platón lo que llevó a la ‘helenización’ del cristianismo
  • Asimilación de las creencias y prácticas religiosas del paganismo
  • El gnosticismo cuyos partidarios alegaban tener conocimiento especial de índole mística procedente de Dios

Por lo tanto, la apostasía se pondría de manifiesto de dos formas muy evidentes;

  1. Una clase clerical
  2. Enseñanzas apartadas de la verdad de la Biblia

Un comentario el “La apostasía en el cristianismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s