El edificio del Templo

Consistía principalmente en dos compartimientos:

El Lugar Santo y el Santísimo. image

El suelo del edificio estaba doce gradas por encima del atrio de los sacerdotes, y a los lados de este edificio también se construyeron cuartos y un aposento superior.

La entrada estaba cerrada por puertas de oro, cada una de 24,5 m. de alto y 7,1 m. de ancho. La parte delantera del edificio era más ancha que la trasera, con alas que salían 8,9 m. por cada lado.

El interior del Lugar Santo tenía 17,8 m. de longitud y 8,9 m. de anchura. En el estaba el candelabro, la mesa del pan de la proposición y el altar del incienso, todo ello de oro.

La entrada al Santísimo estaba cerrada por una gruesa cortina, adornada hermosamente. En lugar del Arca había una losa de piedra, sobre la que el sumo sacerdote salpicaba la sangre en el Día de Expiación. (Mt 27:51; Hebreos 6:19; 10:20.) Este cuarto medía 8,9 m. de largo y 8,9 m. de ancho.

Interior del Santuario

El edificio en la parte correspondiente al Santísimo era algo más estrecho que en la fachada principal que correspondía al vestíbulo, y estaba rodeado de una serie de 38 estancias distribuidas en tres pisos, cámaras destinadas a la guarda de los vasos sagrados y del tesoro del templo.

De todos modos, la parte central del edificio, donde se hallaba el Santo y el Santísimo, era mucho más alta que la correspondiente a estas cámaras, ya que aquella mantenía la misma altura del vestíbulo. Para ello, sobre los dos lugares santos existía otra cámara superior vacía.

image

Estancias del Santuario

Ya en el interior, había en primer lugar un vestíbulo muy ancho y poco profundo (el ulam), con sendas cámaras en los extremos, donde se guardaba el instrumental para descuartizar los animales destinados al sacrificio.

Tras él, se penetraba ya en el santuario propiamente dicho (elhekal), de planta rectangular y ricamente adornado en sus paredes con planchas de oro.

Aquí se encontraban el altar del incienso, la mesa de los panes y el candelabro de siete brazos (menorah), piezas todas ellas de oro.

Un descomunal cortinaje ricamente adornado separaba este santuario del «Santo de los Santos» (el debir), cuya planta era un cuadrado.

Esta cámara super sagrada correspondía al lugar en el que se había depositado el Arca de la Alianza en el primitivo templo de Salomón, pero en el templo de Herodes era una cámara completamente vacía, recubierta de oro, a la que sólo podía entrar el Sumo Sacerdote una vez al año, el día de la fiesta de la Expiación.

image

El interior del Lugar Santo tenía 17,8 m. de longitud y 8,9 m. de anchura. En el Lugar Santo estaba el candelabro, la mesa del pan de la proposición y el altar del incienso, todo ello de oro.

La entrada al Santísimo estaba cerrada por una gruesa cortina, o velo, adornada hermosamente.

image

El Santo

La entrada estaba cerrada por puertas de oro, cada una de 24,5 m. de alto y 7,1 m. de ancho. La parte delantera del edificio era más ancha que la trasera, con alas o “estribaciones” que salían 8,9 m. por cada lado. El edificio tenía una altura de 60 metros.

image

Medidas del Santuario

image

Cortina

Al morir Jesús la enorme cortina que marca la separación entre el Santo y el Santísimimageo en el templo de Dios se rasga en dos, de arriba abajo.

Según informes, esta cortina hermosamente ornamentada medía unos 18 metros de altura y era muy pesada

Los sacerdotes que estaban trabajando en el Lugar Santo pudieron ver entonces el interior del Santísimo y notar que en ese compartimiento no había ninguna Arca que representara la presencia de Jehová entre ellos.

Esta acción de Dios confirmó que los sacrificios de expiación que ofrecía el sumo sacerdote judío ya no tenían valor y que no se necesitaban los servicios del sacerdocio levítico. (Mt 27:51; 23:38; Hebreos 9:1-15.)

Diferentes apartados del Templo

image

image

Puertas del Santuario

Al Santuario del Templo se podía acceder por las 9 puertas que este disponía. 4 puertas al norte, 1 puerta al este y 4 puertas al sur.

De ellas 6 puertas eran de uso exclusivo para los sacerdotes y levitas que servían en el Templo, ya que daban al atrio sacerdotal y las oras 3 eran de acceso para los judíos y prosélitos, pues daban al atrio de las mujeres (la actividad frenética que había en el atrio sacerdotal requería de suficientes entradas al recinto sagrado.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s