Jerusalén a partir del II siglo

image

Guerra entre judíos y romanos

Jerusalén quedó prácticamente desolada hasta el año 130 E.C., cuando el emperador Adriano ordenó la edificación de una nueva ciudad llamada Aelia Capitolina. image

Su nuevo nombre fue Colonia Eolia Capitolina, lo que indicaba que era una colonia romana asentada en honor de Adriano, cuyo nombre completo era Publio Eolio Adriano, y que estaba dedicada a Júpiter Capitolino.

Un templo a este dios romano se levantó en el sitio del viejo

Esta acción desató la revuelta judía de Bar Kokba (132-135 E.C.), que tuvo un éxito momentáneo, pero terminó por ser aplastada. No se permitió a los judíos entrar en la ciudad construida por los romanos durante casi dos siglos.

Constantino toma Jerusalén

La cristiandad también se estableció en Jerusalén, y en el siglo IV llegó a ser una ciudad parcialmente tomada por ellos.

Elena, la madre de Constantino el Grande, visitó Jerusalén y dio inicio a la identificación de muchos de los llamados lugares santos y santuarios. image

326 E.C. Elena edificó una iglesia en el Monte de los Olivos,

333 E.C. Constantino construyó la Iglesia del Santo Sepulcro sobre el supuesto lugar de la resurrección de Jesús.

La proscripción contra los judíos fue levantada también en ese tiempo.

Los musulmanes toman Jerusalén

Tiempo después la ciudad cayó en manos de los musulmanes.

A finales del siglo VII E.C. el califa ʽAbd al-Malik ibn Marwan construyó la Cúpula de la Roca en el lugar donde estaba el templo.

Conquistas y reconquistas

En el 614 E.C. los persas bajo Cosroes II tomaron Jerusalén, destruyeron la iglesia del Santo Sepulcro, masacraron a miles de sus habitantes y llevaron cautivos a millares.

En 628 E.C. la ciudad fue reconquistada por el emperador romano Eraclio.

En 638 E.C. los árabes volvieron a tomar la ciudad.

Desde ese tiempo estuvo bajo el gobierno musulmán la mayor parte del tiempo.

image

Las cruzadas

Las cruzadas, perseguían un objetivo específico; restablecer el control cristiano de Tierra Santa. Las guerras se libraron durante un período de casi 200 años, entre 1095 y 1291.

Las cruzadas fueron sostenidas principalmente contra los musulmanes.

Los cruzados, en su ferviente fe, daban muerte a turcos, judíos y sarracenos por igual, de manera que los habitantes de Jerusalén fueron exterminados en tremenda carnicería, digna de una obra dantesca (primera cruzada).

Y así se sucedieron las confrontaciones por ambos bandos que buscaban apoderarse de la ‘tierra santa’.

image

Papa Urbano II

•”Turcos y persas, árabes y agarenos han invadido Antioquía, Nicea e incluso Jerusalén, que guarda el sepulcro de Cristo”

“Dueños absolutos de Palestina y Siria, han destruido las basílicas e inmolado a los cristianos como si fueran animales. Las iglesias, donde antes se celebraba el divino sacrificio, han siimagedo convertidas por los paganos en establos para sus bestias”

“¿A quién corresponde vengar estas injurias y recobrar estas tierras sino a vosotros? Tomad el camino del Santo Sepulcro, arrancad aquellos lugares al poder de esa raza maldita y ponedlos bajo vuestro dominio. . .”

“Quienes lucharon antes en guerras privadas entre fieles, que combatan ahora contra los infieles y alcancen la victoria en una guerra que ya debía haber comenzado; que quienes hasta ayer fueron bandidos se hagan soldados; que los que antes combatieron a sus hermanos luchen contra los bárbaros”

“Comprometeos ya desde ahora; que los guerreros solucionen ya sus asuntos y reúnan todo lo que haga falta para hacer frente a sus gastos; cuando acabe el invierno y llegue la primavera, que se pongan en movimiento, alegremente, para tomar el camino bajo la guía imagedel Señor”.

“El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mateo 16,24).

Y con el grito de Dieu lo volt (“Dios lo quiere”, el grito de guerra característico de las cruzadas), el papa Urbano II terminó su discurso frente a la multitud emocionada que recibió sus palabras y que ya tenían encendida la llama del furor cristiano. Motivada, lista para partir a la batalla por tierra santa.

El Concilio de Clermont, convocado por Urbano II, sería el inicio de más de dos siglos de guerras en nombre de la fe entre la cristiandad y el Islam.

Genocidio en Jerusalén

“Habiendo entrado peregrinos en la ciudad, persiguieron y degollaron a los sarracenos hasta el Templo de Salomón, donde hubo tal carnicería que los nuestros caminaban con sangre hasta las rodillas. Los cruzados corrían por toda la ciudad arrebatando oro y plata, caballos y mulas, haciendo pillaje en las casas que sobresalían por sus riquezas. Después felices y llorando de alegría, se fueron a adorar el sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo, considerando saldada la deuda que tenían con El” (Raimundo de Aguilers, cronista presencial)

“…los francos degollaron a más de setenta mil personas, entre las cuales había una gran cantidad de imanes y de doctores musulmanes, de devotos y de ascetas, que habían salido de su país para venir a vivir, en piadoso retiro, a los lugares santos”. (Ibn al-Athir)

“Se ordenó sacar fuera de la ciudad todos los cuerpos de los sarracenos muertos, a causa del hedor extremo, ya que toda la ciudad estaba llena de sus cadáveres… hicieron pilas tan altas como casas: nadie había visto una carnicería semejante de gente pagana. Las hogueras estaban dispuestas como mojones y nadie, excepto Dios, sabía su cantidad”. (Guillermo de Tiro)

image

“La matanza de Jerusalén causó una gran impresión en todo el mundo. Nadie puede decir cuántas víctimas hubo, pero Jerusalén quedó vacía de musulmanes y judíos. Incluso muchos de los ‘cristianos’ quedaron horrorizados… Esta demostración de sed de sangre del fanatismo ‘cristiano’ dio origen al renacimiento del fanatismo del islam”. (Runciman)

Quince días más tarde y sin saber del éxito de los cruzados, moría en Roma Urbano II.

Se calcula que las diversas matanzas y guerras llevadas a cabo por los cruzados produjeron 5 millones de muertes a lo largo de tres siglos y medio (incluyendo las cruzadas en Europa).

image

En las muchas batallas que libraron, aquellos “guerreros santos” no solo se mataron salvajemente entre sí, sino que también utilizaron sus espadas y hachas contra gente inocente. image

Guillermo de Tiro, clérigo del siglo XII, describió así la entrada de los cruzados en Jerusalén en el año 1099:

“Recorrieron en tropel las calles con espadas y lanzas en mano matando sin piedad a todos aquellos con quienes se encontraban: hombres, mujeres y niños. Tan grande fue la masacre que los cadáveres se amontonaban en las calles y no había más remedio que caminar sobre ellos. 

Se derramó tanta sangre que los canales y alcantarillas se tiñeron de rojo y todas las calles de la ciudad quedaron cubiertas de hombres muertos.”

Cruzadas en ‘tierra santa’

Primera cruzada

1095 -1101, que culminó con la toma de Jerusalén.

Segunda cruzada

1145 – 1147, encabezada por Luis VII.  

Tercera cruzada

1188 -1192, conducida por Felipe Augusto y Ricardo Corazón de León.

Cuarta cruzada

1204, durante la cual Constantinopla fue tomada.

Quinta cruzada

1217, que incluyó la conquista de Damietta.

Sexta cruzada

1228-29, en la que Federico II tomó parte, así como Teobaldo de Champaña y Ricardo de Cornualles 1239.

Séptima cruzada

1249 – 1252, liderada por San Luis. 

Octava cruzada

1270, también bajo la dirección de San Luis.

Tomada por diferentes reinos

1244 Jerusalén fue tomada por los turcos khwarazm.

Luego cayó en manos de los egipcios.

1517 fue conquistada por los turcos otomanos. El muro actual que rodea la llamada Ciudad Antigua fue construido por el sultán turco Solimán el Magnífico en 1542.

1917 los ingleses dirigidos por el general Allenby conquistaron la ciudad.

Durante el tiempo que Palestina fue mandato del gobierno británico (1917-1948), Jerusalén sirvió como su capital.

Jerusalén en el siglo XX

Durante la guerra judío-árabe de 1948 hubo violentas batallas en Jerusalén, y el barrio judío de la amurallada ciudad antigua fue totalmente destruido.

Desde 1948 hasta 1967 la ciudad estuvo dividida. La parte principal de la Jerusalén moderna, fuera de los muros y mayormente al oeste de la antigua, estaba en manos israelíes, y se convirtió en la capital del Estado de Israel.

La ciudad antigua, dentro de los muros, estaba en manos árabes y formaba parte del reino Ha-semita de Jordania. Una nueva población árabe surgió al norte de aquella.

Hoy Jerusalén forma parte del Estado Judío de Israel.

image

ciudad de david-3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s