Jerusalén en el primer siglo

image

image

Jesús y la ciudad

Es posible que la ciudad de Jerusalén tuviera cerca de 100.000 habitantes en tiempos de Jesús. Cuando Tito destruyó la ciudad había 1.200.000 personas dentro de sus muros. Solo se salvaron 97.000

Estaba rodeada por casi 5 km. de murallas.

Jesús visitó la ciudad en al menos en 7 ocasiones;

  • 40 días después de su nacimiento, para presentarlo en el Templo
  • Cuando tenía 12 años e interrogó en el templo a los hombres de edad.
  • La última semana antes de morir.
  • Etc.

image

Casas en Jerusalén

La ciudad estaba situada sobre una colina.

En la parte más alta había unas lujosas mansiones de color blanco que brillaban bajo el sol. Muchas estaban rodeadas de hermosos jardines tapiados. Era el barrio de los ricos.

Un poco más abajo se encontraban las viviendas de la clase media, formada por comerciantes y terratenientes, entre otros. Cada una de estas grandes casas de piedra, dispuestas a lo largo de las calles empedradas, tenía un diseño diferente, pero todas disponían de más de un piso.

La parte baja de la ciudad, ya en el valle, correspondía a la zona más pobre. Allí, las viviendas —que eran mucho más simples, deslucidas, cuadradas y pequeñas— se amontonaban en estrechas callejuelas o alrededor de pequeños patios.

image

Barrios residenciales

Había barrios residenciales en la ciudad, con casas particulares de todo lujo, grandes habitaciones de estuco pintado, mosaicos en el suelo, baños, etc., que en nada tienen que envidiar a las de cualquier otra gran ciudad del imperio.

En la Ciudad Alta frente al templo, dentro de lo que hoy es el Barrio Judío, se han descubierto casas como la llamada «mansión palaciega», de 600 m² con patio central.

image

Barrios de la ciudad

Dos arterias comerciales estaban unidas por un enjambre de calles transversales que constituían un auténtico laberinto. En esa red de callejuelas, la mayoría sin empedrar, trabajaban y vivían artesanos, mercaderes y otros. Estos últimos eran en su mayoría gentiles y prosélitos, así como sacerdotes. Dentro de la ciudad había grandes diferencias sociales, culturales y religiosas que creaban una animosidad importante, sobre todo entre judíos ‘celosos de sus tradiciones’ y los gentiles. Los ricos, pudientes y clase sacerdotal vivían en la parte alta de la ciudad, mientras que las clases más humildes vivían en la parte más baja. La casa de Caifás se encontraba en la zona más privilegiada.

image

Distintas vistas de la ciudad

image

image

image

Norte de la ciudad

La puerta de las Ovejas

Atravesaba directamente el muro del Templo y comunicaba con la zona del Patio de los Gentiles, donde se hacía la venta del ganado y los productos para los sacrificios y tenían su mercado los cambistas.

La puerta de los Peces

Llamada así porque allí colocaban sus puestos los mercaderes paganos (fenicios) que traían el pescado.

La puerta de los Jardines

Que conducían hacia los huertos situados en la ciudad nueva.

La puerta Vieja

Muy próximas a la anterior, y por las que se accedía al barrio nuevo de la ciudad.

La puerta de Efraím

Cercana al famoso peñasco del Gólgota.

image

Entradas al Este de la ciudad

La puertas Oriental y De Caballos

Eran poco frecuentadas para entrar en la ciudad porque obligaban al caminante a subir por unas empinadas vertientes que formaba el cauce seco del Cedrón.

image

La puerta de Las Aguas

Era poco frecuentada para entrar en la ciudad porque obligaba al caminante a subir por unas empinadas vertientes que formaba el cauce seco del Cedrón.

Puerta de la Fuente

Esta última llamada así por encontrarse en dirección a En-Roguel, lugar donde existía un manantial.

image

Entradas al Oeste de la ciudad

La puerta de Lydda (Esquina)

Situada cerca de un acceso por el que se podía atravesar el primer muro norte o viaducto.

image

Muros de la ciudad

Con el nombre de Muro I designa el antiguo recinto, mientras que a la nueva muralla herodiana del norte se denomina Muro II. Dice que partía de la Puerta llamada Gennath del Muro I, cerca del Palacio de Herodes, y desde aquí se dirigía hacia la Torre Antonia en el ángulo N.E..

El Muro III, del que nos habla igualmente Josefo, no fue construido hasta tiempos de Herodes Agripa I, hacia el 42 d. C., y su objetivo fue tanto reforzar el peligroso norte de la ciudad, como dar cabida en su interior a otro barrio que ya se había formado más allá del Muro II, y que se llamaba Bézatha, del nombre de la colina.

image

Ciudad ‘baja’

La parte más vieja y pobre de la ciudad se encontraba junto a la ‘ciudad de David’, hacia el valle de Cedrón.

image

Ciudad ‘alta’

En la parte alta de la ciudad vivían los más acomodados, como Caifás o Herodes. Durante los períodos helenista y romano, el centro de la ciudad se trasladó a la colina occidental.

image

Ciudad ‘nueva’

Quedaba al norte, en la zona próxima a la fortaleza Antonia y a la piscina o estanque de Betzata. Era el lugar ‘natural de crecimiento de la ciudad, debido a las limitaciones orográficas de los valles de Cedrón al este e Hinón al oeste y sur.

image

Arterias de la ciudad

Comenzando por el oeste, diremos que al pie de dicho muro había una amplia calle, en realidad una avenida, de 10 m. de anchura, pavimentada con grandes losas, algunas de 2 x 2 m., y rematada en ambos lados con bordillos.

En el lado frente al muro del templo, tenía una serie de tiendas o comercios de estructura muy regular, en piedra de sillería, abovedadas, que convertía la calle en un verdadero centro comercial o zoco.

Un poco más al norte la calle se dividía en dos, una que seguía el muro del templo y otra que ascendía por el Tyropéon hacia la Puerta de Damasco.

image

Calle paralela al templo

Desde esa calle se entraba al templo, en primer lugar viniendo del norte, a través de la llamada Puerta de Warren, que probablemente daba acceso a los sótanos y era más bien una entrada de servicio.

Algo más al sur se encontraba la Puerta de Wilson, que corresponde al arco de este nombre. Esta puerta estaba situada en la parte superior del muro y se accedía a ella mediante un puente o paso sobre elevado por encima de la calle, el cual corresponde al actualmente llamado Arco de Wilson. Daba directamente al pórtico occidental.

Algo más al sur aparece otra gran puerta al nivel de la calle, conocida con el nombre de Puerta de Barclay. Al parecer, mediante un paso subterráneo se llegaba desde ella hasta la explanada del templo.

image

Calles de frenética actividad

Uno lugar de actividad importante era la calle que iba desde el palacio de Herodes al templo, alcanzándolo en el puente de Xisto.

image

Vista aérea de la ciudad

image

Jerusalén en la actualidad

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s