La sal

Bajo la Ley, los sacrificios que se ofrecían en el altar debían salarse, lo que representaba que estaban libres de corrupción o deterioro.

En los patios del templo debieron almacenarse grandes cantidades de sal para ese propósito. (Esdras 6:9; 7:21, 22.)

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s