Preparativos del Rey David

Ciudad de David

La ‘Ciudad de David’ estaba ubicada en el Monte Sion que Originalmente había sido una fortaleza jebusea (1 Reyes 8:1; 1 Crónicas 11:5.) Después de tomar el monte Sion, David convirtió la ciudad en capital del Reino de Israel en 1070 A.E.C. y fijó allí su residencia real (2 Samuel 5:6, 7, 9).

Nueva imagen (17)

Palacio del Rey David

David construyó un palacio, ‘una casa para sí mismo’. (2 Samuel 5:9-11.) Sabía que Dios no podía seguir teniendo un ‘Tabernáculo’ o tienda de reunión donde adorar.

Su intención era hacer una casa para El Todopoderoso donde colocar el arca del pacto, que entonces moraba “en medio de telas de tienda”. Jehová tendría un lugar digno donde su pueblo le rendiría adoración.

Por haber derramado mucha sangre en guerras, el privilegio de hacer ese edificio lo tendría su hijo (Salomón). El templo tenía que ser edificado en paz y por un hombre de paz. (2 Samuel 7:1-16; 1 Reyes 5:3-5; 8:17; 1 Crónicas 17:1-14; 22:6-10.)

Nueva imagen (117)

Preparación del Templo

El rey David tuvo a su disposición muchos dibujos del templo, en que los que se incluían hasta los más pequeños detalles. Bajo la guía de Dios y siguiendo el modelo del ‘Tabernáculo’, aunque con distintas dimensiones, haría todos los preparativos para que, su hijo Salomón sólo se encargara de la ejecución y el pago de los trabajos ya preparados por el. Con dicho fin David establecería un tratado con Hiram, el rey de Tiro.

Acuerdo comercial con el rey fenicio

Arquitectos y técnicos de Fenicia fueron enviados a Jerusalén. Los hábiles trabajadores y talladores de madera fueron del Líbano.

Hiram, el rey de Tiro, proveyó materiales, en especial madera de cedro y enebro, y trabajadores. (1 Reyes 5:7-10, 18; 2 Crónicas 2:3.)

Envió a un hombre llamado Hiram (Hiram-abí), hijo de un hombre tirio y una mujer israelita, artesano experimentado en trabajos de oro, plata, cobre, hierro, piedras, madera y tejidos. (1 Reyes 7:13, 14; 2 Crónicas 2:13, 14.)

El rey HiramNueva imagen (30)

Como “rey de los sidonios”, Hiram gobernó sobre Tiro y Sidón, que constituían una unidad política (siglos XII al VII A.E.C.)

Hiram era rico y poderoso con contactos comerciales por todo el Mediterráneo. Los fenicios tenían una gran flota y esto facilitaba acuerdos comerciales.

Los fenicios estaban a la vanguardia en construcciones arquitectónicas y el uso de costosos materiales de construcción, que controlaban con su comercio.

Israel pagaría el trabajo a Hiram con grano, aceite y vino.

Los fenicios

Los fenicios desarrollaron una industria de artículos de lujo muy solicitados en la época y de gran valor comercial, como joyas, perfumes y cosméticos.

Su principal actividad era el intercambio de productos elaborados en Fenicia por otros de otros lugares (productos manufacturados o materias primas, como minerales metálicos , cobre y estaño, o metales preciosos -especialmente de los pueblos más primitivos de Occidente).

La necesidad del transporte a largas distancias estimuló la construcción naval y la mejora de las técnicas de navegación. Fueron los grandes mercaderes de la antigüedad. La geografía de sus costas, que propiciaba la instalación de puertos, y la madera de sus bosques les brindaron los elementos básicos para construir barcos y organizar compañías de navegación.

Ubicación del futuro templo

Nueva image1n (17)

Monte Moría

Salomón trasladaría el Arca al templo que se construiría en la meseta que quedaba hacia el norte de la Ciudad de David.

La expresión “subir el arca del pacto de Jehová desde la Ciudad de David” denota que la zona donde se hallaba el templo, en el monte Moría, estaba más elevada que la parte sur (1 Reyes 8:1.)

La explanada del monte tenía unos 40 x 100 metros.

Nueva imag1en (11)

Materiales para la construcción

David había reunido gran parte de los materiales para la edificación del templo, algunos contribuidos por el pueblo, y otros, de su propio patrimonio. (1 Crónicas 22:14-16; 29:2-8.)

  • OroTemplo salomon (8)
  • Plata
  • Cobre
  • Hierro
  • Madera
  • Piedra
  • Piedras preciosas

Los materiales utilizados fueron piedra y madera.

Los suelos de estos cuartos estaban revestidos de madera de enebro, las paredes interiores eran de cedro “con entalladuras grabadas de querubines y figuras de palmeras y grabados de flores” y las paredes y el techo estaban completamente revestidos de oro. (1Re 6:15, 18, 21, 22, 29.)

Las puertas del Santo estaban hechas de enebro, talladas y revestidas con pan de oro. (1Re 6:34, 35.) Las puertas que comunicaban el Santo con el Santísimo eran de madera de árbol oleífero y revestidas de oro,. Había una cortina entre ambos compartimientos igual que lo hubo en el tabernáculo. (2Cr 3:14.)

En el Santísimo había dos gigantescos querubines de madera de árbol oleífero, revestidos de oro, y debajo de sus alas estaba el Arca. (1Re 6:23-28, 31-33; 8:6)

Toda la piedra utilizada para el Templo se cortó en la cantera con la suficiente precisión como para no tener que retocarla luego.

Eran piedras de cantera ya labradas, así que durante las obras no se oyó el ruido de martillos ni de piquetas, ni de ninguna otra herramienta. Todas las piedras se prepararon y ajustaron en la cantera antes de traerlas al lugar del templo para colocarlas en su lugar

La Biblia dice; “En cuanto a martillos y hachas o cualesquiera instrumentos de hierro, no se oyeron en la casa mientras estaba siendo edificada”. (1 Reyes 6:7.)

Coste económico de la construcción

Nueva imagen 2(11)

Trabajadores para la construcción

  • Cantidad importante de trabajadores fenicios
  • 30.000 Israelitas
  • 70.000 “residentes forasteros”
  • 80.000 cortadores
  • 550 capataces sobre el trabajo
  • 3.300 como ayudantes
  • Total:  183.850 trabajadores

Duración del proyecto

Los cimientos se echaron en el mes de Zifdel cuarto año del reinado de Salomón.

En el mes de Bul del año undécimo (el mes octavo de ese año) se terminó de construir el templo siguiendo al pie de la letra todos los detalles del diseño.

7 años le llevó a Salomón la construcción del templo (desde la primavera de 1034 a. E.C. hasta el otoño de 1027 a. E.C.). (1 Reyes 6:1,37,38; 1 Crónicas 28:11-19)

1034 A.E.C. – 1027 A.E.C.